Iniciación en el manejo de los mercados bursátiles

 Al intentar iniciar el manejo de los mercados financieros, surgirá la interrogante “¿Por dónde debo comenzar?”, ocurre que a la mayoría de los usuarios les sucede que, al abrir por primera vez una cuenta Demo de trading se arriesgan a operar sin conocimiento alguno y terminan siendo rebasados por la situación.

Lograr obtener un nivel básico de conocimiento antes de iniciarse en el mundo del trading es fundamental y representa el primer escalón a subir en el proceso para operar en el mercado financiero, mediante este articulo ilustraremos los aspectos más importantes del trading, los diferentes instrumentos financieros disponibles para operar, la definición de los  términos “operaciones en corto” y “operaciones en largo”,  plataformas de trading, capital inicial y todo lo que se requiere para lograr excelentes resultados.

¿Cómo diferenciar invertir del trading?

En los mercados bursátiles se puede generar beneficios de maneras distintas una de ellas es operando en el mercado y otra es la inversión. Es común observar que muchos usuarios al enfrentarse al mercado por primera vez experimenten confusión y no logren ver la diferencia entre estos términos. Seguidamente haremos referencia a cada uno.

Invertir

La meta principal de un inversor es retener de forma gradual un capital adquiriendo y preservando una cartera de títulos de utilidad fija, variable, fondos de inversión entre otros.

El inversionista puede conservar su inversión por años y hasta décadas, ellos obtienen algunas utilidades como los dividendos, cupones y hasta intereses en algunos casos por ese tiempo. Ocurre en algunos casos la situación en la que el valor del mercado desciende tanto que representa pérdidas, aun así, los inversores más optimistas mantienen su inversión confiando en que ocurra un repunte en el futuro.

Esto explica porque los inversionistas persiguen el mayor rendimiento de su inversión a largo plazo, sin que la inestabilidad habitual de los mercados les resulte de gran preocupación.

En este caso los inversionistas, poseen en forma física los instrumentos que han adquirido. Veamos, si un inversor obtiene participaciones en una empresa, es el dueño físico de una fracción de esta y obtiene un documento que lo acredita como propietario. Los accionistas gozan de ciertas en ventajas tales como: ejercer votación en algunas juntas corporativas, y la potestad de percibir intereses sobre las ganancias.

Trading

Ahora bien, trading se refiere a una operación que abarca tanto la compra como la venta en mayor frecuencia de instrumentos financieros con la finalidad de rebasar a las inversiones que se adquieren y reservan hasta su caducidad. En este caso los traders no son dueños físicos del activo como tal, es por ello que solo se condicionan a negociar con las variaciones de los precios.

En tal sentido los operadores logran obtener beneficios ya sea por el alza de los mercados como por la baja de los mismos. Tienen la libertad de adquirir un activo tal y como lo haría un inversionista cualquiera con la diferencia de que, aunque no sea su dueño también puede transarlo mediante una venta.

Este movimiento financiero recibe el nombre de “venta en corto” y representa uno de los mayores atractivos del trading. Se refiere a una noción fundamental cuya comprensión es importante ya que es una de las razones primordiales que ayudan a los traders a sobrepasar los beneficios de aquellos que solo obtienen sus inversiones y las reservan hasta que llegan a vencerse. (Próximamente haremos referencia detallada de los procesos de ventas y compras.)

Entre tanto los inversionistas habitualmente están conformes con una rentabilidad al año del 15% en relación al riesgo de la inversión, los traders por su parte intentan aumentar proporcionalmente este porcentaje, porque pueden lograr beneficios ya sea con el alza o con la baja de los mercados, ventaja que es proporcionada por la operación conocida como “vender en corto”.  

¿Qué instrumentos se pueden utilizar para operar?

Se puede definir como instrumento financiero cualquier activo con el que se pueda negociar; es decir puede ser un activo con el que se pueda permutar compras o ventas según el valor monetario en algún mercado bursátil.

Como ilustración podemos incluir pares de divisas (un ejemplo, el mercado de divisas forex), materias primas, índices bursátiles y los títulos de empresas (valores de renta variable individuales). Como ya se mencionó al no ser dueños de los activos con los que se opera en el mercado, realmente se especula con el precio de contratos futuros aplicado a los instrumentos de divisas y los contratos por diferencia (CFD) estos relacionados a las acciones, materias primas e índices bursátiles. El valor de estos contratos se encuentra conectado en forma directa al valor del activo subyacente, es por eso que la variación que manifieste el valor del activo físico causara una modificación proporcional en el valor del contrato.

Los contratos de futuros y CDF son muy versátiles, esto se debe a lo fácil que resulta operar con ellos sumado a su condición rentable, razón por la cual son uno de los instrumentos más usados. Podemos ejemplificar de la siguiente manera, somos los dueños físicos de una empresa, en ese caso se podrían realizar gastos extraordinarios como el impuesto sobre actos jurídicos (que se realizan en algunos países). Sin embargo, en los contratos de futuros y CDF este tipo de gasto no están contemplados (los gastos relacionados a los contratos de futuros y CDF serán explicados próximamente), sin olvidar que la ventaja de que los CDF se pueden vender en corto no es posible con otros instrumentos ya que está prohibida esa práctica.

Le recomendamos que lea el siguiente articulo destinado para principiantes, en el cual atenderemos los términos de operaciones en corto y en largo, las plataformas de trading, el costo de las operaciones y todo lo que se requiere para lograr el éxito